¿Qué es lo que más se dice acerca de Brandon Sanderson? ¿Se habla de su fascinación-obsesión con los sistemas mágicos distintos? ¿Se habla de la pasión con la que desarrolla culturas distintas? ¿O se habla de su constante preocupación sobre el papel de la religión en las sociedades? En general, estos son los aspectos de este joven autor de fantasía que más nos suenan. Pero para mí, un aspecto que a veces se nos olvida y que es mi favorito de este autor es cómo explora el tema del liderazgo.

assertive-SandersonVivimos en una época en la que la noción del héroe está patas arriba. Es más: en algunos círculos es hasta mal visto que uno pueda diferenciar claramente quién es un héroe y quién no lo es. Está de moda lo gris (o la escala de grises). Si el ‘protagonista’ tiene fallos obvios, influyan o no en la trama, la novela es laureada. ¿Campbellismos? Inexistentes (y si existentes, trastocados y/o deconstruidos para que no se note).

Si tomamos en cuenta a los tres escritores jóvenes de fantasía no-grimdark (por eso estoy excluyendo a Abercrombie y a Erikson) más destacados, veremos en ellos también el afán deconstructivo de la figura del héroe. Patrick Rothfuss lo hace presentándolo como un embustero y explorando el papel de la fama inmerecida en la formación de una leyenda. En cambio, Scott Lynch es quizá el más ‘tradicional’, pero no dentro del género: sus fuentes son los ‘capers’ o novelas de estafas en un contexto fantástico. Sanderson tiene un afán un tanto distinto. Busca deconstruir la figura del héroe, claro. Pero su enfoque es el del héroe como líder, la formación de uno y el papel del liderazgo como fuerza transformadora.

Sanderson-PrizeRaoden, Kelsier y Vin y Kaladin son repeticiones más o menos similares del proceso de formación de un líder. Cómo su pasado forma ciertas fortalezas y ciertas inseguridades, cómo se enfrenta a ellas para afianzar sus poderes mágicos; cómo es el lento y difícil proceso de ganarse la confianza de la gente, de construir un equipo, de balancear los caracteres, fortalezas y debilidades los integrantes y ultimadamente de conseguir resultados mediante esta interacción. (Forming, Storming, Norming, Performing, Adjourning). En algunos casos, como en El Camino de los Reyes, parece hasta un estudio de caso típico de escuela de negocios.

Hay una diferencia fundamental, y casi podríamos pasarnos un buen rato discutiéndolo, pero Sanderson parece pintar así una raya con las novelas grimdark: los incentivos pueden ser los mismos para que la gente se comporte como verdaderos granujas. Puede flotar el mismo aire de maquiavelismo y de perro-come-perro. Pero en un mundo grimdark si alguien se atreve a cambiar estos incentivos le va muy mal. En el Cosmere (el universo Sanderson), la pura fuerza moral del héroe es suficiente para actuar como la gran transformadora y como fuerza triunfal. Detengámonos a examinar las implicaciones de esto: existe así una diferencia muy grande en la idea más bien optimista de la naturaleza humana: que sólo basta asumir un poco de liderazgo personal y al final todo debe salir bien.

En suma, esto es lo que más me gusta de la obra de Sanderson.

Sobre El Autor

Joaco

Fanático de la fantasía desde los doce años, Joaco tiene un trabajo en logística que cambiaría por el de escritor (cuando logre reescribir su primera novela). Pese a su edad, administra un canal de YouTube donde habla de libros

  • Considero que en el caso de Nacidos de la Bruma, Elend es el que aprende sobre el liderazgo, pasa de erudito a Rey, aprende sobre kelsier y los demas, Sanderson se esmero en una cátedra sobre el liderazgo en El pozo de la Ascensión.