Sinopsis

El imperio finalDurante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia».

Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» (mistborns). Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

Reseña

¿Qué hubiera pasado si Harry Potter se hubiera aliado con Voldemort? ¿Qué hubiera pasado si Frodo no hubiera destruido el Anillo Único y Sauron hubiera vuelto en su máximo esplendor? En resumen, ¿qué hubiera pasado si el héroe profetizado hubiera fallado?

Es con este disparador que inicia El Imperio Final, el primer libro de la trilogía de Nacidos en la Bruma.

La novela nos presenta un mundo donde el Héroe de las Eras, el héroe profetizado que destruiría a la «Profundidad» y restauraría el mundo a su antiguo esplendor, ha fallado. Desde entonces, el mundo se ha sumido en oscuridad. Y es aquí donde el autor muestra una de sus grandes destrezas: la construcción del mundo donde transcurre la acción. Con unas breves pinceladas, Sanderson logra crear un mundo sin esperanzas, devastado por la ceniza, las brumas y un gobierno tiránico, que no se siente para nada disparatado.

Asimismo, el autor es igual de meticuloso al establecer un sistema de magia. Si bien la misma no es referida como tal, ciertos personajes en la novela cuentan con distintos poderes alománticos; es decir que, «quemando» metales dentro de su cuerpo, pueden adquirir ciertas habilidades, como «empujar» o «tirar» de metales, mayor fuerza, y más. A diferencia de otras novelas de fantasía, donde los poderes y la magia son solo conceptos vagos que se tuercen a la voluntad y necesidades de los protagonistas y la narración, aquí siguen reglas claras y uno siente que todo tiene una explicación que nunca carece de sentido dentro de la lógica propia del relato.

Por otro lado, con la misma habilidad con la que Sanderson presenta su mundo y su sistema de magia, la novela está dotada de una trama apasionante, llena de giros argumentales que nunca desentonan con la narración ni parecen forzados, y como si fuera poco, con personajes de los cuales uno no puede evitar encariñarse. Pese a que cuenta con algunos personajes moralmente grises, como Kelsier, en su mayoría, se tratan de personajes más afines a la fantasía clásica, pero no por eso son menos complejos.

El Imperio Final presenta una prosa sencilla y llana, y beneficia más a la historia y el dialogo, en pos de crear un ritmo despiadado y que uno no pueda soltar el libro. Aun así, durante las escenas de acción —que abundan—, puede volverse irritante tener que leer una y otra vez las descripciones de cómo se «quema» cierto metal y tal otro para lograr tal y cual efecto.

En resumen, el primer libro de Nacidos en la Bruma tiene todo lo que se puede pedir del género: grandes personajes, un mundo excelentemente construido, un sistema mágico increíblemente original, y giros argumentales deslumbrantes. Si están buscando una buena novela de fantasía, esta es una que sin dudas no pueden dejar pasar.

En Argentina se puede conseguir en formato ebook a través de Bajalibros.com

Reseña: El Imperio Final (Nacidos de la Bruma #1)
Calificación de la novela8.5
8.5Nota Final
Puntaje De Lectores: (25 Votos)
7.9

Sobre El Autor

Stormblessed

Admin de Luthadel.com